Llamamiento contra el proyecto de protocolo de la Conferencia de La Haya y los Principios de Verona, que pretenden fomentar la gestación subrogada transfronteriza

Las organizaciones feministas y de la sociedad civil abajo firmantes, como defensoras de los derechos humanos de las mujeres y de las niñas y los niños, consideran que ambas iniciativas mencionadas tienden a facilitar y, por consiguiente, a fomentar la gestación subrogada transfronteriza basándose en una interpretación engañosa del interés superior del menor y pisoteando los derechos de las mujeres en beneficio exclusivo de quienes no tienen escrúpulos en recurrir a esta práctica  y, por lo tanto, del mercado.

1 Proyecto de Protocolo de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado sobre la filiación en el contexto de la gestación subrogada

Un grupo de expertos de la Conferencia de La Haya lleva 8 años trabajando en un proyecto de protocolo que se someterá a votación de los Estados miembros previsiblemente en 2023. Su objetivo es que todos los Estados reconozcan las decisiones judiciales de cualquier país extranjero sobre filiación de los menores nacidos por gestación subrogada. En su planteamiento, el grupo de expertos reconoce que el uso de la gestación subrogada transnacional conlleva riesgos para las partes implicadas: los comitentes (es decir, los clientes o contratantes), las madres de alquiler y los niños y niñas. Sin embargo, ignorando todas las consideraciones éticas y los derechos humanos de las mujeres y los menores, este proyecto de protocolo en elaboración responde a dos objetivos:

  • Proteger a los comitentes o contratantes facilitando su acceso a la filiación, bajo el pretexto de garantizar el interés superior del menor.
  • Construir un instrumento de cooperación transnacional que imite, pervirtiéndolos, el esquema y los principios contenidos en el Convenio de la Conferencia de La Haya de 29 de mayo de 1993 relativo a la protección del niño y a la cooperación en materia de adopción internacional, de modo que la gestación subrogada deje de percibirse socialmente como venta de menores y presente una apariencia de legalidad.

2 Principios de Verona publicados por la ONG Servicio Social Internacional (SSI) en febrero de 2021

Pensado como guía para los Estados, este texto pretende defender los derechos de los menores nacidos de gestación subrogada, que ya están protegidos por los convenios internacionales de la misma manera que todos los niños y niñas. Aunque no tienen valor jurídico, los denominados Principios de Verona podrían servir como referencia para los legisladores partidarios de la legalización de la gestación subrogada.

Recordamos a los Estados que la gestación subrogada debe considerarse:

  • Un atentado contra la dignidad humana de las mujeres y de los menores, a los que cosifica. La dignidad de la persona es un derecho fundamental garantizado por los tratados internacionales que no puede sufrir ninguna excepción.
  • Una forma de violencia contra las mujeres, por el hecho de ser mujeres, por su capacidad reproductiva, que combina violencia física, económica y psicológica y se disfraza con una farsa de consentimiento: el contrato.
  • Una práctica que socava el principio de igualdad de los seres humanos y de la igualdad entre mujeres y hombres, al crear una categoría subalterna de mujeres asignadas a la procreación para terceros.
  • Un ataque a la dignidad de las niñas y los niños nacidos de la mal llamada gestación subrogada, cuyo interés superior no es ser objeto de contrato ni comprados ni vendidos ni regalados.
  • Un riesgo para los hijos y las hijas de las madres subrogadas, en lo que concierne a su salud psicológica, mental y emocional, ya que son testigos y se enfrentan a la venta de menores en el seno de sus propias familias.
  • Una tendencia a crear un ficticio derecho a tener hijos, en lugar del derecho adquirido y reconocido a fundar una familia.
  • Por último, según los textos internacionales, la gestación subrogada puede asimilarse al tráfico de menores, por un lado, y a la trata de mujeres con fines reproductivos, por otro.

Por todo ello, reclamamos a los Estados:

  1. Desaprobar el protocolo sobre filiación en el contexto de la gestación subrogada que se presentará en 2023 a los 91 Estados miembros de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado;
  2. Ignorar los Principios de Verona como guía en su labor legislativa;
  3. Mejorar la legislación, de manera que la gestación subrogada sea tratada como delito de violencia contra las mujeres, ya sea perpetrado dentro o fuera de su territorio, sobre la base del artículo 3 del Convenio de Estambul;
  4. Comprometerse a incluir una perspectiva feminista –basada en el artículo 6 del Convenio de Estambul– en la aplicación y evaluación de los convenios a firmar y ratificar, y a promover y aplicar políticas de igualdad que reconozcan que determinados tipos de violencia afectan de forma desproporcionada y exclusiva a las mujeres;
  5. Promover, firmar y ratificar el proyecto feminista denominado «Convención internacional para la abolición de la gestación por sustitución», propuesto por la CIAMS (Coalición Internacional para la Abolición de la Gestación por Sustitución – Explotación Reproductiva);
  6. Incluir la gestación subrogada como una forma de violencia contra las mujeres –similar a la trata y perseguible internacionalmente– en las legislaciones nacionales y en las convenciones internacionales, como el Convenio de Estambul;
  7. Combatir este tipo de delito que afecta tanto a las mujeres como a los niños y a las niñas, reforzando la colaboración transnacional para acabar con él.

 

Por favor, firme como individuo y/o en nombre de su organización  AQUÍ 

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.